La Boda de Adriana & Christian

Actualizado: 3 nov

Una pareja muy conocida ha dado el siguiente paso, continúan su camino hacia el sí definitivo, pero ¿Cómo vivieron este enlace dos de los fotógrafos mas importantes del Ecuador?


“Desde hace muchísimo tiempo sabíamos que éramos la persona del otro”.
-Adriana y Christian.

Se conocieron en el histórico barrio Las Peñas de la ciudad de Guayaquil, tenían algunos amigos en común, -de hecho a Christian le gustaba una de mis mejores amigas-, nos cuenta Adriana, soltando una carcajada.

Una salida a cenar lo cambió todo, de eso ya, hace más de 12 años. Algunos meses después de esa salida se hicieron novios, todo se dio de manera orgánica y con el pasar del tiempo empezaron a vivir juntos en su actual departamento. Luego de aproximadamente 5 años de "roommates" decidieron que era el momento correcto de formalizar. Ellos tenían muchas ganas de celebrar su amor y relación con sus seres queridos.








La Boda.

Decidieron hacer una unión de hecho, en varios países también se la conoce como simbólica -ni civil, ni eclesiástico-. Lo hicieron en la casa de la tía abuela de Adriana, la señora Yela Loffredo.


Un lugar muy especial para la familia, estéticamente muy acorde a sus gustos por su ambientación única y vintage, en el trajín de organizar la boda se conoció que la abuela de Christian también había pasado parte de su infancia ahí, sin duda ese lugar tenía magia.


Como buenos fotógrafos, saben que no hay nada mejor que la luz natural, así que la ceremonia se celebró en horas de la tarde, querían algo relajado, que los invitados estuvieran lo más cómodos posible y se dedicaran a disfrutar. El dress code fue daytime chic y enviaron un tablero de pinterest con inspiración de outfits.


La ceremonia transcurrió con elementos especiales, los sobrinos ingresaron con sus perritos adoptados y sus collares donde estaban los aros de matrimonio. Literalmente "los casaron" sus amigos. Uno de ellos se certificó online, ofició la ceremonia y 4 de sus mejores amigos de toda la vida, hicieron pequeñas intervenciones recordando las diferentes etapas de su relación.


Hicieron sus votos y fue un momento extremadamente emotivo para los novios y para la gente que los acompañó, -hubo harta lágrima, pero de felicidad- recuerda Adriana, definitivamente lo fue.


Al final, de manera súper espontánea su nana (de Adriana) que la cuidó durante su infancia dio un lindo y divertido discurso mientras todos le hacían barra. El playlist que sonó durante la ceremonia y el cocktail hour lo armaron ellos con música italiana, brasileña y canciones de los 50 's, 60' sy 70 's sus preferidas.



-En nuestro baile de novios, ambos teníamos los ojos húmedos y hubo un momento en el que le dije a Christian que sentía la presencia de mi papá (quien falleció hace 7 años) y él me respondió que sentía la de su abuelo (quien falleció hace 2)-. Adriana.

Al final de la fiesta, la banda Rewind acompañó a la novia para cantar una canción que ha compartido constantemente en redes sociales y que siempre le cantó a Christian: “La Gata bajo la Lluvia”. -Todos cantaron conmigo y abrazaban a Christian. Fue extremadamente divertido-


La organización

Adriana nos responde, -por supuesto, sin esa ayuda tan estratégica creemos que jamás hubiéramos logrado nada, jajaja!- Decidimos trabajar con Alfonsina Borja, con quien hemos trabajado en otras bodas miles de veces y quien se ha convertido en nuestra amiga personal.





Fue un apoyo realmente crucial y logró que el proceso sea fluido, que no nos estresamos y que consigamos todo lo que queríamos, siempre poniéndonos en contacto con los mejores proveedores.



Ese día no nos preocupamos por absolutamente nada y nos dedicamos a disfrutar y todo fue gracias a ella. Lo mismo pasó con nuestra decoradora de bodas que fue la hermana de Christian, Caro Vignolo de Party Project, ¡dejó cuerpo y alma en esa boda! Literalmente lo dejó todo, no solo de ensueño sino también muy acorde a nuestro gusto particular.