Nuestra boda en Galápagos

Claudia y Luis:



Claudia conoció a su esposo cuando fue voluntaria en la fundación donde él estaba ayudando y nos cuenta su historia de amor. “Teníamos muchos amigos en común, incluso nos graduamos en el mismo colegio, pero no habíamos coincidido nunca hasta ese momento. La química fue inmediata, al día de conocernos empezamos a salir y a los 2 meses ya estábamos juntos”.


¿Cómo fue la pedida de mano?


Luis organizó un viaje a la playa con una parada para apreciar la puesta del sol. Ese plan lo hacemos siempre así que no me pareció nada fuera de lo común. En medio de la caída del sol, en un spot especial para los dos, me dio una carta y al terminar de leerla, ¡lo veo arrodillado con el anillo! Y así fue. Después, me di cuenta que nuestros amigos y familiares estaban cerca, así que todo quedó grabado en fotos y vídeos para el recuerdo.






Su boda se realizó en Galápagos, un destino de lujo para bodas. ¿Cómo se decidieron por las islas?


Siempre quisimos tener una boda destino. Los dos somos de la idea de matrimonios pequeños incluso antes de la pandemia, con la gente más cercana para disfrutar más del día. Galápagos siempre ha tenido un lugar especial en mi corazón, pero en realidad fue a mi esposo a quien se le ocurrió.


Todo empezó por apoyar al turismo local. Si íbamos a armar un viaje en grupo, qué mejor que promover uno en Ecuador. A los dos nos gusta viajar por el país en la medida de lo posible. Luego, está el encanto natural de Galápagos que simplemente volvió al lugar perfecto.


¿Qué consejo puede dar a las parejas que desean realizar una boda en estas hermosas Islas del Ecuador?


Mi primer consejo es que es necesario conocer las costumbres y la cultura de Galápagos.


Olvídense de planear una boda de forma tradicional; al ser una reserva natural hay ciertas restricciones que hay que respetar, y no hay la cantidad ni variedad de proveedores para eventos a los que normalmente estás acostumbrado. Pero eso es justamente lo mágico de escoger este destino, te recuerda lo que realmente importa cuando vas a casarte: el amor. El resto son detalles.


Mi segundo consejo es que hagan un viaje previo solo para organizar. Ya tenía contactos, cotizaciones y opciones antes de irme, pero al llegar allá pude tener una idea más clara de cómo sería mi boda. Cambiaron muchas cosas estando allá, entre ellas el lugar donde sería la ceremonia. Realmente valió la pena el viaje, hizo mi organización mucho más sencilla.





¿Qué tipo de asesoría tuvo para hacer la boda destino? ¿Fue lo que usted esperaba?


Al principio estuve un poco perdida, no tenía una Wedding Planner allá que pudiera asesorarme. Según lo que me contaban, no es muy común ver bodas destino en la isla.


Así que buscando locales que pudieran ayudarme llegue a conocer a Roberta y Cristina, mis hadas madrinas. Ellas en realidad tienen una agencia de viajes (Galway), pero desde la primera reunión se entusiasmaron con mi boda tanto como yo. Así las convertí en wedding planners, decoradoras, agentes de viajes, todo.



¿Qué consejo pueden dar a las parejas para celebrar en estas épocas difíciles ante el COVID-19?


“Soltar y confiar” fue mi mantra durante todos esos duros meses de planificación. Ser flexible es la única forma de casarse en tiempos de incertidumbre, y estar dispuestos a adaptar lo que en tu cabeza habías pensado. Tal vez no termine siendo todo como querías, pero aprendes a valorar lo que importa: tu pareja y tus seres queridos celebrando su amor.



¿Qué es lo que más disfrutaron de su boda?


Mi esposo dice que lo mejor de su boda, ¡fue bucear con tiburones! Amamos que la ceremonia haya sido íntima, realmente sentimos el cariño de quienes pudieron viajar con nosotros para acompañarnos e incluso de quienes por varias razones no viajaron. En realidad amamos cada instante. El hecho de que no haya sido solo un día, sino un viaje, nos permitió disfrutar de todo, de la fiesta, de paisajes, paseos y comidas.



Claudia es ingeniera en administración de empresas y marketing estratégico. Le gusta disfrutar de las cosas simples de la vida, trabaja mucho en su bienestar emocional y le gusta motivar a otras personas a hacer lo mismo, a ser feliz con poco.


“Trato de llevar un estilo de vida eco amigable, amo los viajes, los paisajes y estar en contacto con la naturaleza”.


Lugar: Isla Santa Cruz

Locación: Villa Escalesia

Fotografía: Mariuxi Pogo

Vídeo: Enfoque Films

Revista: Romantic Destinations Magazine.




107 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo